-Pautas de Presentación entre Gatos. Fase 1. - Consultora Felina
1447
post-template-default,single,single-post,postid-1447,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.7.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-351

-Pautas de Presentación entre Gatos. Fase 1.

Pautas de Presentación entre gatos. Fase 1. 

Sonidos, olores, y contacto visual. 

Cuando queremos que nuestra gata o gato conviva con uno de sus iguales para aumentar su calidad de vida, hay que realizar unas Pautas de Presentación, imprescindibles para que la convivencia acabe siendo armónica, y creen un buen vínculo entre ellos.

Las pautas de presentación deben ser la consecuencia de haber realizado una elección sensata del felino que compartirá hogar con el nuestro, teniendo como criterio principal que tengan caracteres compatibles, que les hagan crear un buen vínculo.

Unas presentaciones mal hechas, llevar como compañero o compañera a un felino no compatible, o simplemente juntar gatos sin ningún tipo de protocolo, suele ser el comienzo de una relación que nunca será buena, y será difícil reconducir para que tengan complicidad.

Los gatos en general no suelen aceptar a otros gatos en su territorio si no llevamos a cabo una buena presentación, cuya duración dependerá siempre del gato que ya vive en nuestro hogar. Es el gato el que irá marcando el tiempo que necesita para cada paso. No debemos acelerar las presentaciones, ya que el gato todavía no estará preparado para el siguiente paso, si no nos lo hace ver.

La primera fase en las presentaciones es que el gato acepte que ha llegado otro gato a la casa. Sus olores, sonidos y su presencia a distancia.

Que acepte que ha llegado, no que conviva con él. Hagamos las cosas paso a paso.

  1. Cuando llevamos otro gato a casa, debemos tener preparada una habitación para el nuevo gato, con todo lo necesario para él, ya que deberá estar confinado ahí todo el tiempo que el gato de la casa necesite, hasta aceptar convivir todas las horas del día con él. El nuevo gato necesitará su arenero, agua, cuna, juguetes, rascador, y preferiblemente una ventana donde pasar el tiempo oteando fuera (siempre protegida con red gatera o mosquiteras fuertes) para no estar demasiado aburrido al estar solo.

No debe ser la habitación favorita de nuestro gato. No debe perder sus privilegios. Elegiremos una habitación donde nuestro gato pase poco tiempo.

 

2. Al llegar con el nuevo gato, metido en el transportin, dejaremos el transportin en el suelo en el lugar en el que esté nuestro gato, para que lo pueda ver. Dejaremos que lo vea, que sepa que hay otro felino en la casa. Algunos gatos salen corriendo y se esconden, otros se acercan con curiosidad y cuando ya están cerca del transportin bufan, gruñen o chillan, y otros incluso dan golpes o zarpazos al transportin. Nosotros no reaccionaremos a ninguna de estas conductas. Y no intervenimos en el lenguaje que haya entre ellos. No hablamos, no los tocamos. Hacemos como si no estuviéramos, y observamos las reacciones de los dos. Pasado un rato, nos llevamos al nuevo gato a la habitación que será su lugar de seguridad durante el periodo de presentaciones.

 

3. El nuevo gato ya sabe que hay otro gato, y estará confinado en esa habitación, dejando sus olores, haciendo los sonidos habituales de gato al comer, al usar el arenero y al jugar. Estos primeros días la habitación se mantendrá cerrada, y podemos ir viendo cómo va subiendo la curiosidad de nuestro gato por el nuevo inquilino, ya que poco a poco se acerca más a la puerta cerrada donde está el nuevo gato. Los primeros días es esperable que se acerque y gruña, bufe, se erice, maúlle fuerte, y haga cualquier sonido que le haga entender al otro gato desde dentro que tiene que respetarle porque él estaba ahí primero.

4. Pasados unos días, cuando nuestro gato tiene interés y se acerca más, haremos intercambio de mantitas y de areneros, durante unas horas. De este modo, se van a ir acostumbrando a los olores del otro gato los dos. Cuando nuestro gato se vaya acercando a la puerta sin sonidos hostiles, le podemos ir dando alguna chuche justo delante de la puerta.

 

5. Colocamos una celosía plegable en la puerta, que cubra totalmente el hueco, que anclaremos bien a las bisagras por un lado, y a la pared por el otro lado, de modo que ninguno de los dos gatos pueda abrirla. Va a ser la manera de que haya una visión directa entre los dos, acercándose cada uno de ellos a la puerta cuando lo decida, sin que pueda haber ningún tipo de agresión, ya que la celosía lo impide.

Si los gatos son juguetones, les llamará la atención ver cómo jugamos con el otro gato al otro lado de la celosía, al principio alejados de ella. Nos iremos acercando cada vez un poco más para que se acostumbren a que el otro gato está presente, juegan, y no hay ningún peligro.

Al acabar la interacción visual, podemos dar chuches a cada uno. Si no disponemos de esta celosía durante unos días, servirá también un cristal por el que puedan verse, e incluso el entreabrir la puerta tres dedos (no más porque si les cabe la cabeza sacarán el cuerpo entero y puede haber peleas) para que puedan olerse, verse y darse capones con las patas para reconocer al otro gato y ver nivel de hostilidad.

6. El último paso de esta fase es conseguir que ambos gatos puedan verse y tocarse con las patas por la celosía sin hostilidad ni gruñidos o bufidos. Utilizaremos juguetes, cuerdas, ratoncillos, puntero láser, y también comida que les guste, que iremos acercando cada vez más a la celosía, para que asocien a su nuevo compañero con estímulos agradables. Será el paso previo a la segunda fase, en la que el nuevo gato irá dejando sus olores por el resto de la casa, sin la presencia del otro gato.

 

Es un periodo tras el que si todo va bien, dentro de un plazo razonable de una semana o quince días (dependerá del gato de la casa), podremos pasar a la segunda fase.

Si vas viendo que la evolución de este proceso de presentación no está yendo bien, que tu gato no tiene interés por el nuevo, que el lenguaje hostil no va a menos, o que el gato nuevo sigue muy asustado y ni siquiera se acerca a la puerta, contacta conmigo y te ayudaré a valorar si tu gato aceptaría a otro gato, si el gato que has llevado a casa puede ser compatible con el que ya tienes, y cómo modificar la interacción y las pautas para poder pasar a la siguiente fase.

El gato no habla, pero te lo cuenta todo. Te ayudaré a entenderle.

 

Pura
consultorafelina@hotmail.com
No hay comentarios

Publicar un comentario