- Consultora Felina
1320
post-template-default,single,single-post,postid-1320,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.7.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default

Gatos criados sin otros gatos: Los Gatos que No saben ser Gatos

GATOS CRIADOS DESDE BEBÉS SIN OTROS GATOS, Y SUS CONSECUENCIAS COMPORTAMENTALES

A menudo me llegan consultas acerca de gatos o gatas que han sido criados a biberón, sin tener contacto con más gatos a lo largo de su infancia, o el resto de su vida, con serios problemas de conducta, de mayor o menor gravedad. Son gatos que no saben ser gatos.

Cuando rescatamos o nos regalan un gato que no tiene mamá ni hermanos, con la mejor de nuestras intenciones lo sacamos adelante a biberón, con gran esfuerzo por nuestra parte. Intentamos proporcionarle lo que necesita, pero en la gran mayoría de los casos por desconocimiento, acabamos fomentando desequilibrios en su modo de comportamiento, y agravándolos por no saber cómo manejarlos cuando son adultos.

Los gatos que no se han criado con otros gatos, no han aprendido a ser gatos.

Y esto implica que no llegan a ser felinos seguros de sí mismos, equilibrados, estables, que saben gestionarse las situaciones de estrés, que saben cómo reaccionar ante los imprevistos, que controlan su mordida, su juego, sus límites, y sus respuestas ante lo desconocido.

Cuando los criamos a biberón, como no tenemos información acerca de cómo aprende un gato a ser gato, ni acerca de cuáles son las necesidades que debe tener cubiertas un gato, más allá de su alimentación, en la mayoría de ocasiones sin ser conscientes de ello, provocamos los problemas de conducta de ese gato.

El gato es un animal territorial, cazador, que es solitario si no ha creado vínculos con otros gatos en su estado natural. No es un animal en absoluto agresivo. Si algo no le gusta, lo evita y escapa. Pero esto es algo que difícilmente puede hacer estando dentro de un hogar. Y tampoco conocemos el lenguaje de ese gato, lo que el gato nos está diciendo con su cuerpo y su voz.

Un gato aprende a controlar su mordida jugando con otros cachorros, soltando a su presa cuando otro cachorro grita. Aprenden a gestionar momentos de estrés al convivir con otros gatos, a que a veces ganan y a veces pierden, que hay que compartir juguetes, comida, lugares de descanso… Aprenden a ser gatos equilibrados al socializarse con otros gatos, y al socializarse con personas. Con varias personas, no sólo con la familia con quien viven. Cuantas más experiencias tengan y sean agradables, más equilibrado es el gato.

De las 7 semanas a los 3 meses de edad es cuando el gato es más permeable al aprendizaje. Al bueno y al malo. Más permeable a no tener miedo de desconocidos, ni de otros gatos, a ser un gato seguro que es feliz. Pero más permeable también a crearse miedos a quienes no conoce, a no controlar sus impulsos, a morder mucho y muy fuerte, a “atacar” piernas o manos de sus personas.

Estos gatitos criados sin un vínculo con seres de su misma especie son los que cuando van creciendo son emocionalmente más vulnerables, y por tanto más hay que estar pendientes de proporcionarles todo lo que por etología necesitan en su entorno, que es nuestro hogar, ya que son gatos que no han aprendido a ser gatos y necesitan nuestra ayuda. De bebés la necesitaron de un modo, ahora la necesitan de otro.

Es frecuente que en gatos criados como gatos únicos haya miedo ante los desconocidos, descontrol con la mordida, agresividad por caricias o intolerancia a ellas, y falta de adaptación a situaciones nuevas.

Son gatos que suelen tener mucho estrés, y no saben cómo gestionarlo para que baje a niveles manejables.

Para poderles ayudar necesitamos mucha dosis de serenidad, observación, pautas y mucho amor.

 

Si convives con un gato que tienes desde cachorrito sin más gatos, un gato con problemas de conducta que no ha aprendido a ser gato, contáctame y te ayudaré a entenderle, a proporcionarle lo que necesita para equilibrarse, y a que vuestra convivencia sea feliz.

Pura
consultorafelina@hotmail.com
No hay comentarios

Publicar un comentario