Eligiendo el gato adecuado para tu Gato o Gatos - Consultora Felina
1037
post-template-default,single,single-post,postid-1037,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.7.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default

Eligiendo el gato adecuado para tu Gato o Gatos

ELIGIENDO AL GATO ADECUADO PARA TU GATO O GATOS.

Cuando nos planteamos que otro gato entre en nuestra familia de personas y animales, a menudo nos dejamos llevar por nuestra apetencia o gustos personales, sin tener en cuenta lo más importante de todo: qué tipo de gato será quien aporte equilibrio a nuestro hogar, buena compañía a nuestro otro gato o gatos, y forme un buen vínculo.

Si consultamos con nuestro veterinario, que en muy raras ocasiones es especialista en felinos, nos aconsejará casi siempre que adoptemos a un gato bebé, porque así lo aceptará nuestro gato con rapidez, y no lo verá como una amenaza.

Este consejo, en muchas ocasiones no es el adecuado.

 

 

Resulta más complejo elegir la compañía apta para nuestro gato o gatos, ya que lo más importante es el carácter de cada gato, su dependencia de las personas o de otros gatos, su modo de jugar con nosotros y con otros gatos, si ha tenido anteriormente contacto con otros felinos en su territorio o no, cómo ha sido la relación que ha tenido con otros gatos, qué edad y nivel de actividad tiene nuestro gato, si se trata de un macho o una hembra, si está esterilizado o no, cuántas personas habitan la casa, si es un hogar con niños o sólo de personas adultas, si se tiene mucho o poco tiempo de dedicación para el cuidado de los gatos y disponibilidad para el tiempo de presentaciones…

Hay múltiples factores que van a intervenir en qué tipo de gato será el que acoplará de modo satisfactorio en nuestro hogar, y hay que tenerlos todos en cuenta, para hacer una elección correcta.

No importa tanto la edad, sexo, color, raza, que son los factores que como seres humanos tenemos más en cuenta, sino que lo que hará que los gatos tengan una buena convivencia, es el carácter de nuestro gato y el del gato que entre en nuestras vidas.

Es importante que tengamos en cuenta que, si tenemos en casa un gato o gata senior, que nunca ha convivido con otros gatos, por muchas ganas que tengamos de tener otro gato, lo mejor es no desequilibrar el estado de salud, ni bajar la calidad de vida, de nuestro felino senior. Un gato que jamás ha vivido con otro gato y ya tiene más de 10 años, con bastante probabilidad no va a admitir a otro gato en casa para tener una relación cómplice con el nuevo inquilino.

Pensemos en nuestro gato o gata senior. No en nosotros. Dejemos que pase sus últimos años de vida disfrutando de sus rutinas, sus lugares, sus personas, y su libertad por la casa.

En demasiadas ocasiones somos demasiado egoístas e introducimos un gato joven o cachorro en un hogar donde habita uno senior, para «no quedarnos solos» cuando el gato senior deje de estar entre nosotros. Fomentemos la empatía por el resto de seres vivos. Tenemos que pensar en qué significa para nuestro gato senior no acostumbrado a gatos, la introducción de otro felino en la casa.

Empatía y amor. Son imprescindibles para entender al gato y hacerle feliz.

 

Ejemplos de gatos difícilmente compatibles:

  • Una hembra adulta vivirá acorralada y acosada por un macho joven lleno de energía, que se hará al crecer más grande y fuerte que ella, y él vivirá frustrado, al no poder jugar como él necesita.

 

  • Un macho senior ya acostumbrado a la convivencia con otro gato o gata que ha fallecido, no disfrutará de la llegada de un cachorro que le dará la vuelta a su vida y sus rutinas, y que no respetará sus lugares de descanso, sus orejas, su rabo, y se abalanzará sobre él de modo constante para patearlo y morderle, bajando y mucho su calidad de vida en sus últimos años.

Cuando se tiene en casa un gato senior tranquilo acostumbrado a convivir con otro gato, y queremos adoptar un cachorro, será mucho más adecuado que sea una pareja de cachorros, y no uno solo, ya que de este modo jugarán entre ellos, gastarán energía entre ellos, y dejarán tranquilo al gato senior, que se relacionará con los cachorros cuando lo decida, sin sentirse invadido.

Cuando el gato o gata senior fallezca, seguirá compartiendo su vida con nosotros la pareja de gatos o gatas que incorporamos a nuestra familia cuando eran cachorros.

  • Los gatos muy seguros de sí mismos, o que sean muy territoriales, no pueden convivir con gatos miedosos e inseguros, ya que uno tendrá el papel de cazador, y el otro el de cazado, y la convivencia no será equilibrada y feliz.

 

Ejemplos de gatos probablemente muy compatibles:

  • Un macho o hembra joven disfrutará de la compañía de otro gato de su mismo sexo, con un nivel de actividad similar, con quien pueda compartir sueños y juegos. Si se tratase de una pareja de hermanos de distintos sexos, habría que valorar muy bien el carácter de cada uno. Si la hembra es muy activa y segura de sí misma, y el macho es juguetón pero se autocontrola bien, sería posible su convivencia al crecer.

 

  • Una hembra tranquila y respetuosa (o un macho con iguales características) necesitará la compañía de otra gata con un carácter igualmente respetuoso, que no la invada y la agobie, haciendo que tenga que renunciar a sus hábitos y costumbres. Los felinos adultos tranquilones, agradecen la presencia y convivencia con otro felino de carácter similar.

 

  • Un macho adulto joven, ya no cachorro, que tenga un nivel de actividad alto, y mucha energía que quemar, disfrutará de la compañía de otro macho igualmente juguetón, con quien seguir jugando a «cazar» tanto como le guste.

En cuanto al tipo de hogares donde ya hay otro gato:

  • Los hogares con niños necesitarán la llegada de gatos y gatas muy sociables, con caracteres muy equilibrados, que no sean asustadizos, y muy bien socializados.

 

  • Los hogares con personas de edad avanzada necesitarán gatos o gatas tranquilos, juguetones pero buenos, de baja energía y con costumbres muy caseras, de fácil manipulación.

 

 

Elegir al gato o gata adecuados para cada hogar no es una tarea que debamos dejar al azar, ni a gustos personales, sin tener en cuenta al ser vivo con quien convivirá el nuevo gato durante el resto de su vida, 24 horas al día: el gato que ya habita en nuestro hogar.

Seamos menos egoístas y pensemos más en proporcionarle un verdadero compañero de vida al gato que ya forma parte de la nuestra.

¿Necesitas ayuda para saber qué tipo de gato es TU GATO, y qué tipo de compañero crearía un buen VÍNCULO con él, y una vez elegido, hacer las presentaciones de modo correcto para que se acepten bien?

Contáctame.

El gato no habla, pero te lo cuenta todo. Te ayudaré a encontrar la compañía felina compatible con quien ya está en tu casa.

 

Pura
consultorafelina@hotmail.com
1 Comentario
  • sara
    Publicado a las 20:28h, 05 agosto Responder

    Mi gato tiene como compañero otro gato, y se llevan genial

Publicar un comentario