-Cómo cortar las uñas al Gato - Consultora Felina
1505
post-template-default,single,single-post,postid-1505,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.7.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default

-Cómo cortar las uñas al Gato

CÓMO CORTAR LAS UÑAS A UN GATO

Las uñas de los gatos crecen continuamente. Si se trata de gatos que viven en pisos, no se van utilizando lo suficiente como para que no les molesten al caminar por encima de las colchas o los sofás, crecen sin parar.

Además pueden hacernos daño sin pretenderlo, mientras amasan ronroneando encima de nosotros, o estamos jugando con ellos usando algún juguete, o si vienen de lo más mimoso a darnos con la patita llamando nuestra atención.

 

Por todo ello, es importante acostumbrarlos si es posible desde bebés al corte de uñas. Se debe convertir en una rutina sin más, con cero estrés y cero dificultad. Incluso si lo asociamos a algo agradable para ellos, se convierte en una rutina que les gustará.

Además de proporcionarle uno o varios rascadores, aptos para su edad y su envergadura física (a menudo los rascadores son para bebés de gato, y los adultos no los utilizan) y enseñarle a utilizarlos, es muy importante cortarle las uñas con regularidad. Aunque pueda parecer una tarea complicada, generalmente será cuestión de práctica, buen hacer, y un poco de paciencia.

Indudablemente, si comenzamos cuando el gato es cachorro el proceso será mucho más sencillo. Lo mejor es esperar a que el gatito esté totalmente dormido sobre nosotros, y entonces, comenzamos con el corte de una  o varias uñas. En poco tiempo, se acostumbrará sin problemas a su momento de manicura.

Si adoptamos un gato cuando ya es adulto, dependerá mucho del carácter del animal, si es tranquilo y se deja manipular o si por el contrario es nervioso o asustadizo. De todas formas, con calma y sabiendo los pasos a seguir, tendremos más posibilidades de éxito.

A veces también ocurre que hay uñas que tienen un crecimiento anómalo, y crecen demasiado y con curvatura hacia dentro, clavándose en la propia almohadilla del gato, provocando mucho dolor e infecciones.

Al igual que revisamos el estado corporal del resto del gato, debemos revisar el estado de sus uñas, para evitar problemas mayores e incluso cambios de humor y agresiones por dolor.

Estos son los pasos para acostumbrar a un gato al corte de uñas en positivo:

  1. Podemos revisar las uñas cada semana, no hay porqué esperar a que todas estén afiladas. Reduciremos el tiempo empleado, ya que sólo cortaremos unas cuantas cada vez, y será más llevadero para el gato.
  2. Las uñas de las patas traseras no suelen cortarse. Crecen mucho más despacio y no son tan afiladas, y además se van “limando” con la propia actividad del gato mientras corre y juega por la casa, con el roce por distintas superficies.
  3. Es recomendable utilizar un cortaúñas específico para gatos. Los hay parecidos a unas tijeras con forma de gancho y el filo romo, tipo tenaza, con hojas deslizantes como guillotinas. También podemos utilizar perfectamente un cortaúñas de personas, que nos deja ver perfectamente la uña del gato para cortarla por el lugar adecuado.
  4. Para que se familiarice con el cortaúñas debemos enseñárselo sin hacer nada más, para que lo vea y lo huela. Luego, acariciamos sus manos para que se acostumbre a ésta forma de contacto y vamos tomando los dedos entre nuestro pulgar e índice. Presionamos con suavidad las almohadillas para que se vayan exponiendo las uñas y soltamos, como un juego, varias veces. Si es un gato adulto, podemos hacer esto durante varios días antes de intentar el primer corte de uñas. Lo primero es acostumbrar al gato o gatito a tocar sus almohadillas, sus dedos, y sacar fuera sus uñas.
  1. Elegir el momento adecuado nos facilitará mucho las cosas. El gato debe estar tranquilo, así que aprovecharemos cuando esté adormilado, tumbado en un sitio cómodo, o simplemente si vemos que está relajado.
  2. Podemos colocarnos detrás del gato, pasar un brazo alrededor de su cuerpo y sujetarlo ligeramente contra el nuestro, a la vez que le tomamos una pata. También podemos colocarlo sentado o echado sobre nuestro regazo. Lo que cuenta es que la posición sea cómoda para ambos.
  3. Si lo cogemos con brusquedad, lo aprisionamos, lo inmovilizamos entre varias personas, será el principio de un serio problema para cortar sus uñas, ya que estamos manejando al gato contra su voluntad, y puede que nos deje una vez, pero será casi imposible que podamos hacerlo más veces.
  4. Estando tranquilo y calmado, le hablaremos con suavidad, o incluso ni siquiera le hablaremos, y lo acariciaremos para que se mantenga lo más quieto posible.

 

  1. Lo fundamental es saber por dónde debemos cortar. La uña del gato tiene dos partes. La más exterior, estrecha y curvada hacia abajo, y la más interior, gruesa y con una parte rosada dentro. Ésta parte rosada es la raíz de la uña, tiene terminaciones nerviosas y capilares con riego sanguíneo, por lo que nunca hay que cortar cerca de esa zona. Le provocaríamos dolor y sangrado al gato, y nosotros nos llevaríamos un disgusto, además de que, lógicamente, el gato no dejaría que nos acercáramos con un cortaúñas en mucho tiempo. Sólo tenemos que cortar la punta afilada.
  2. Mientras estamos cortando sus uñas, y una vez hayamos terminado de cortarlas– ya sean todas o unas cuantas- le podemos dar una golosina para gatos. Así asociará ese momento con algo que le gusta, y desviaremos su atención a la chuche felina.

Si seguimos estos pasos estando calmados, tranquilos, con prisas cero, y transmitiendo una energía de “voy a cuidarte y hacerte la vida más fácil”, y no de “tengo que aprisionarte para hacerte algo que no te gusta”, nuestro gato se dejará cortar uñas con toda naturalidad, siendo cómodo para nosotros y agradable para él.

Si no consigues cortar uñas con estas pautas, contacta conmigo y te daré pautas específicas para tu gato y sus cuidados.

 

Pura
consultorafelina@hotmail.com
No hay comentarios

Publicar un comentario