-Acostumbrar al Gato al Transportin - Consultora Felina
1518
post-template-default,single,single-post,postid-1518,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.7.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default

-Acostumbrar al Gato al Transportin

Acostumbrar al Gato al Transportin

 A menudo se me consulta por diversos temas, y en muchos de ellos es imprescindible en primer lugar acercar al gato al veterinario para que realice una exploración física, y descartar que el origen del problema sea orgánico.

Pues bien, también a menudo, el momento de meter al gato dentro del transportin es una verdadera odisea, y en muchas ocasiones no es posible conseguirlo.

Acostumbrar al gato al transportin es una tarea imprescindible, ya que puede llegar un momento en el que su vida dependa de ello.

 

El primer punto importante es la Elección del Transportin adecuado para tu gato.

Hay muchos y múltiples modelos, pero los que son más eficaces, más fuertes, y que permiten trasladar al gato con más seguridad y que luego sea más fácil manipularle en el veterinario si fuese necesario, son los de plástico rígido con apertura frontal y superior.

Tenemos que elegir un tamaño con el que el gato, con su tamaño adulto, pueda levantarse y darse la vuelta dentro sin dificultad, y con unos cierres suficientemente fuertes como para que no pueda abrirse la puerta al empujar el gato.

 

Un transportin demasiado pequeño hará casi imposible la introducción del gato dentro, y sobre todo hará que el gato esté aprisionado y nada cómodo, por lo que no querrá volver a entrar dentro.

El transportín rígido del gato debe convertirse en un refugio que les proporcione seguridad, si es posible con mantas y olores familiares, o incluso habiéndolo utilizado para administrarle su comida húmeda habitualmente, como explicaré más abajo.

Debe estar asociado a sensaciones agradables para el gato, y no como suele ser habitual, que lo asocie con la salida al exterior, y ya sea para ir al veterinario o al meterle en el coche, son situaciones que provocan mucho estrés.

Los transportines blandos, de tela, no proporcionan al gato la comodidad ni seguridad que necesita. Al levantarlos quedan demasiado pequeños y los gatos no pueden moverse con libertad dentro.

Los transportines de mochila, de carrito, o cualquier otro tipo, conllevan para el gato una postura muy poco natural, que no les transmite tampoco tranquilidad, y no es posible utilizarlos habitualmente en casa como un elemento más de uso felino.

 

Cómo acostumbrar al gato al transportin

Lo primero es que el gato lo vea como un elemento más de su entorno.

Y además debe asociarlo a algo agradable.

Si un gato no está acostumbrado a entrar de forma voluntaria, se puede empezar dejándolo sin la puerta ni la parte de arriba del transportín, poniendo dentro una mantita y unos juguetes, utilizándolo como una cuna.

Cuando ya esté habituado a entrar, se le pone la parte de arriba, manteniendo la misma mantita y juguetes a los que el gato está acostumbrado.

Hay gatos a los que no les gusta dormir en cunas o en igloos, con los que este modo de acostumbrarles no serviría, pero sin embargo sí que les motiva la comida húmeda.

En estos casos, debe utilizarse el mismo método, primero parte inferior, luego parte superior, pero metiendo dentro cada día una dosis pequeña de comida húmeda dentro del transportin, para que lo asocie con condicionamiento positivo mediante premios.

Ya sea la opción descanso y juguetes, como la opción comida húmeda y premios, finalmente se puede dejar la puerta puesta pero abierta, e incluso cerrarla durante unos segundos mientras el gato está tranquilo en su interior.

 

Estos son los pasos adecuados para la habituación del gato al transportin:

Paso 1- Dejamos el transportín con la puerta abierta en una estancia o habitación donde nuestro gato pasa mucho tiempo. Así el transportin se convertirá en un objeto habitual y conocido.

-Opción Transportin como lugar de descanso: Ponemos una almohadita, toalla o manta con el olor de nuestro gato, es un elemento familiar, eso le tranquiliza y además está cómodo y acolchado. Incluso algún juguete si se trata de un gato muy juguetón.

-Opción Transportin como zona de juegos: Ponemos dentro del transportin golosinas o snacks que le gusten a nuestro gato o un juguete, animándolo a entrar llamándolo para jugar o a que quiera cazar dentro. Si ha entrado, lo premiamos con una golosina o snack que le guste mucho.

-Opción Transportin como lugar de alimentación húmeda: Ponemos dentro del transportin siempre el cuenco con comida húmeda que le damos diario o a días alternos. Así lo asociará con algo que le gusta mucho.

 

Paso 2 (cuando ya vamos a realizar el traslado)- Podemos rociar con spray de feromonas felinas el interior del transportin y la mantita que pongamos, unos minutos antes de que entre.

Paso 3- Muchos gatos se sienten más tranquilos si el transportin está cubierto con una tela, o funda relax de transportin, pero hay otros gatos a los que les gusta controlar, entonces no hay que cubrirlo. Hemos de descubrir lo que le gusta a nuestro felino para que vaya más cómodo y tranquilo dentro.

Paso 4- Hay que ir acostumbrando al gato  primero levantando el transportin y llevándolo por casa, otro día saliendo hasta el rellano o el patio, otro día llegando a la calle y dando una vuelta a la manzana, haciendo una progresiva desensibilización a los traslados en el transportin, para conseguir minimizar el miedo.

Paso 5- Una vez se vuelve a casa, también es importante la salida del gato del transportin, hay que dejar la puerta delantera abierta, y permitir que se tome su tiempo para salir, a su ritmo. Cuando salga, le podemos dar un premio felino, y que siga asociando el traslado a algo positivo.

 

Finalmente, conviene limpiarlo bien para no dejar rastros de olor que lo relacionen con una mala vivencia anterior, ya que los gatos transmiten feromonas de miedo dentro de los transportines. Tenemos que limpiarlos bien, para eliminar esas feromonas y que sigan asociándolo con experiencias agradables.

Sigue estos pasos, dedica tu tiempo y esfuerzo a que tu gato vea al transportin como un elemento más de su entorno, y jamás tendrás que arrepentirte de no haber podido darle la ayuda veterinaria que necesitaba, en el momento en que la necesitaba, o haber podido sacarle de casa por una urgencia en tu edificio.

Paciencia, Persistencia y mucho Amor. Las claves del éxito con un gato.

 

 

Pura
consultorafelina@hotmail.com
No hay comentarios

Publicar un comentario